Pablo Neruda en Atlántida

// Author: Webmaster // 0 Comments

Erase el año 1953 cuando Pablo Neruda caminaba observando las playas de Atlántida. Era un ferviente admirador de los pinos y de las flores. Y así fue que dejó su poema titulado: “A las flores de Datitla” (Atlántida)

“…y cuando
de regreso
brilló tu boca bajo los pinares
de Datitla y arriba
silbaron, crepitaron
y cantaron
extravagantes
pájaros…
…, bajé toqueé la tierra
amándote y amando
mi viaje venturoso!”

En 1956 se aloja en la casa del Arquitecto Alberto Mántaras, y antes de irse escribe “Datitla” en tributo a sus amigos uruguayos los Mántaras.

“Amor, bienamada, a la luz solitaria y la arena de invierno, recuerdas Datitla? Los pinos oscuros, la lluvia uruguaya que moja al graznido de los venteveos…”

Have your say


*